Lema 2018-2019

«Somos La Salle»

Este curso recordamos una fecha significativa de nuestra historia como lasalianos: Juan Bautista de La Salle muere en Ruán, en la casa de San Yon, el 7 de abril de 1719. Hace, pues, 300 años de su encuentro con el Padre, y de aquel momento postrero donde se dejó en sus manos como había vivido toda su vida: “Adoro en todo la voluntad de Dios en mi vida.”

Logotipo del 300 aniversario

No recordamos el momento en sí como una celebración que pretende echar la vista atrás, quedarse complacientemente en un pasado lejano, quizá olvidado o envuelto en la melancolía de los ayeres familiares. Este recuerdo por el contrario le vivimos como un momento inmenso de vida, de aliento, de empuje en nuestro modo de ser y vivir como seres humanos, seguidores de Jesús con un estilo carismático recibido del Espíritu a través de la figura de Juan Bautista de La Salle y, posteriormente, de tantos Hermanos y lasalianos a lo largo de estos fecundos 300 años.

Por eso, debemos preguntarnos qué hemos de resaltar al celebrar estos 300 años, desde una mirada que no descuide el exterior de nuestras obras educativas y socioeducativas y nuestras comunidades y grupos de lasalianos, pero, sobre todo, que refuerce nuestra mirada hacia dentro al volver a caer en la cuenta de nuestra raigambre lasaliana y de dónde arranca nuestro sentirnos La Salle: “Somos La Salle”.